Conversaciones con el Grupo Asiático de Recursos Comerciales

Historias personales que hablan de retos y triunfos
AABRG AABRG AABRG

¿Qué significa ser asiáticoamericano? ¿Creciendo como inmigrante? Regresar a “casa” ¿sólo para sentir que ya no eres de allí?

Estas historias, compartidas por miembros del Grupo Asiático de Recursos Comerciales, ofrecen la perspectiva de tenaces empleados de UPS y una visión de cómo la diversidad, la equidad y la inclusión toman forma en nuestras vidas.

Esther Joung

Supervisora de Ingeniería Industrial, Servicios Empresariales Globales – Atlanta, Georgia

Nací en Seúl, Corea del Sur y me fui a vivir a EE. UU. a los 10 años. Como muchos inmigrantes, mis padres aceptaron varios trabajos para poner comida en la mesa. Uno de esos trabajos era limpiando las oficinas centrales de UPS por las noches. Recuerdo que las oficinas me fascinaban, pero no me motivaban a compartir la responsabilidad de ayudar a limpiar el edificio con mis padres. Era un trabajo largo y arduo, especialmente para una adolescente.

Diez años después, me encontré entrevistando para un puesto de especialista en el mismo edificio de UPS en el que mis padres trabajaban. Acabé recibiendo ofertas de trabajo de UPS y de The Home Depot. Después de consultar con mi padre, él me sugirió que me uniera a UPS. Hoy soy supervisora en el Equipo Supervisor de Ingeniería Industrial de GBS, y me encanta mi trabajo.

Hace unas semanas mi padre falleció repentinamente de un ataque al corazón, y yo no estaría aquí en UPS si no fuera por él. Dedico esta historia a mi padre y a mi familia. UPS es una empresa maravillosa, y estoy muy agradecida de que mi padre me empujara a unirme a esta organización. Estoy decidida a hacer que mi padre y UPS se sientan orgullosos de mí.

Amelia Laytham

Gerente sénior, Aceleración de Acceso Digital – Alpharetta, Georgia

Desde niña, una de las cosas que aprendí de crecer en una familia asiática tradicional es que no se habla de la historia médica de nadie. En nuestra cultura nadie va al médico a menos que se esté literalmente muriendo. Y cuando va, no habla al respecto.

No pensé en la importancia de esto hasta unos meses después de cumplir 40 años, cuando me diagnosticaron cáncer de mama. No estaba preparada para eso y no sabía nada sobre la historia médica de mi familia. Pero al parecer, tuve una tía que murió joven de cáncer de mama. Hay muchas variantes del cáncer y cada una requiere un conjunto específico de tratamientos. Me hubiera gustado saber el tipo de cáncer que ella tuvo, cómo lo descubrió, su estadio y grado cuando lo descubrió, y sus tratamientos.

Saber estas cosas me habría ayudado a prepararme mejor mental y físicamente. Cuando me sometí a los tratamientos, yo les compartí todo lo posible a mis dos hijos. Espero que nunca tengan que pasar por lo que yo pasé. Pero si les llegara a pasar, tendrán una idea de qué esperar y no se sentirán tan desesperados como yo. También comparto abiertamente mi proceso en las redes sociales, como superviviente del cáncer de mama.

Quiero cambiar esa mentalidad en la próxima generación. Espero que otros miembros de la comunidad asiática aprendan de mi experiencia, que sepan que pueden hablar de problemas reales que nos afectan a todos, y que sepan que no están solos.

Noy Bozarth

Gerente sénior, La Fundación de UPS – Atlanta, Georgia

Mi familia huyó de la guerra de Vietnam escapando de Laos a través de la peligrosa travesía por el río Mekong hasta un campo de refugiados en Tailandia, con la esperanza de regresar a Laos algún día.

Después de cinco años de espera, mis padres decidieron reubicarse en los Estados Unidos. Llegamos a Florida en diciembre de 1979, cuando yo tenía 12 años. Al ser la mayor de cuatro hijos, me tocó la responsabilidad de aprender inglés rápidamente. No sólo hacía de traductora, sino que también me ocupaba de mis hermanos y de otras necesidades del hogar. No tuve tiempo para ser niña.

Una de mis formas de escapar fue casarme. La vida siempre fue una lucha, y la educación superior no era parte de mi panorama hasta que trabajé para UPS. Conseguí mi título universitario a mis treinta y tantos años, cuando era madre a tiempo completo y trabajaba, un sueño que pude alcanzar con el apoyo de UPS. 

Estoy deseando compartir mis luchas y animar a las generaciones más jóvenes a mantenerse motivadas y a fijarse objetivos educativos ambiciosos. Actualmente trabajo con varias organizaciones sin fines de lucro para apoyar programas de educación superior.

Rajesh Kurup

Gerente sénior de UPS Capital – Atlanta, Georgia

Mi padre inmigró a EE. UU. en 1965, justo después de graduarse de la escuela de medicina. Cuando llegamos a Richmond, Virginia, fuimos la tercera familia hindú en una ciudad de 400.000 habitantes. Mi padre fue el primer médico de color en un hospital de blancos, rompiendo la barrera racial en nuestra ciudad durante la segregación.

Ni nuestra familia ni otras hindúes conocíamos realmente nuestro “lugar”. Simplemente sabíamos que no cumplíamos con la definición estándar de “estadounidense”. No nos parecíamos a nadie, no íbamos a la iglesia, teníamos nombres raros y comíamos cosas diferentes.

A lo largo de los años hemos construido una comunidad propia fuerte y vibrante. En aquel tiempo buscamos en la guía telefónica apellidos hindúes comunes e invitamos a desconocidos a cenar. Esos desconocidos se convirtieron en nuestra nueva familia. Empezamos a reunirnos mensualmente en las casas de los demás para practicar nuestra religión y celebrar nuestra cultura.

Durante nuestra niñez tuvimos que averiguar qué aceptar y qué rechazar. ¿Qué hacer cuando tu madre lleva un sari al día de campo? ¿Luchar contra las burlas, callarse o traicionar la cultura de tu familia?

La pequeña comunidad que iniciamos se hizo cada vez más grande. Las sesiones para practicar nuestra religión en el sótano nos quedaron pequeñas. Elegimos intentar influir en el mundo que nos rodeaba. 

Mi padre se convirtió en jefe de personal de su hospital y luego se involucró en la política local de Richmond. Ayudamos a construir el primer templo hindú allí. De niños todos crecimos orgullosos de nuestra doble identidad. Para mí, esta es la belleza del multiculturalismo y la diversidad. Veo al mundo y a los Estados Unidos a través de muchas lentes, a menudo al mismo tiempo.

Los estadounidenses ahora lucen y hablan diferente. Los estadounidenses no tienen que ir a la iglesia los domingos ni hablar inglés en casa. Los estadounidenses pueden llevar jeans o un sari, y pueden comer hot dogs o pollo al curri.

Mis compañeros de trabajo pueden aceptar que mi nombre no sea tradicional y que hable sin acento. Mi hija y su generación no tienen reparos en cuanto a su doble identidad. Tiene amigos de todos los orígenes. Ella y su generación han forjado su propia identidad, una con toda una mezcolanza de culturas. Han aprendido a reconocer, valorar e incluir a todos por igual.

Anónimo

Ejecutivo de Ventas – Norwalk, Connecticut

Llegué a Estados Unidos cuando tenía 10 años. Mi madre me dijo: “Vamos a ir a un mejor país, para vivir una mejor vida”. No podía entender por qué tenía que dejar a mis amigos y mi casa. ¿Qué tenía de malo Corea?

Me costó mucho aprender un nuevo idioma e intentar no quedarme atrás en la escuela. La hora del lunch era un infierno. Mi madre solía prepararme gimbap (un rollo de sushi coreano), y los niños venían a mirar mi comida y a burlarse de mí por traer sushi para comer. Le rogaba a mi madre que me dejara comprar el almuerzo de la escuela, como todos los demás, pero en aquella época era demasiado caro para nosotros.

Siempre tuve mis amigos en la escuela, pero también siempre había niños que se burlaban de mi nombre, mi acento, mis ojos y mi estructura facial en general. Todavía lo recuerdo con claridad: un niño me preguntó si me había golpeado la cara con una sartén porque es demasiado plana.

En la preparatoria llegué al punto de estallar cuando una chica no dejaba de despreciarme con insultos racistas. Por fin me defendí y peleamos. Mi madre se preocupó tanto que me envió a Corea a vivir con mi abuela. Cuando volví a Corea, sentí que tampoco
pertenecía allí. No tenía amigos y me trataban como una extraña porque
estaba demasiado americanizada.

Ahora, con una hija que está a punto de entrar a la guardería, esa es mi mayor preocupación. No quiero que luche con su identidad como lo tuve que hacer yo. Quiero darle una vida mejor y enseñarle a defenderse. Ser diferente no tiene nada de malo.

UPS se enorgullece de ser una empresa dirigida por gente que valora la realidad diaria de nuestros empleados. Lea más historias a continuación que reconocen y celebran la herencia asiática y de las islas del Pacífico.

Historias relacionadas

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software