Ocho siglos de historia regresan a casa

UPS ayuda en la devolución de la estela sagrada del Nepal
Nepali statue_UPS STORIES image_1440x752.jpg Nepali statue_UPS STORIES image_768x760.jpg Nepali statue_UPS STORIES image_1023x960.jpg

En la década de 1980, los saqueadores robaron una antigua estela de Patan, Nepal, que representaba ocho siglos de historia nepalesa.

El robo fue uno de los muchos que daría forma a la identidad cultural y religiosa de Nepal, y la pieza probablemente aún estaría desaparecida si no hubiera sido por un benefactor estadounidense que la compró y la entregó como préstamo al Museo de Arte de Dallas en Texas. La estatua permaneció allí durante 31 años antes de que el FBI la encontrara.

Al igual que muchos otros artefactos culturales y religiosos de Nepal, fue sustraída ilegalmente, lo que dio inicio a una iniciativa para devolverla a su hogar legítimo en el país montañoso y remoto del otro lado del mundo.

UPS estuvo allí para hacer la entrega.

Camino a casa

Jackson Carter, director del Servicio de Transporte Global de UPS, terminó prácticamente tomando un curso intensivo sobre la historia de Nepal y los artefactos sagrados que empezaron a desaparecer en la década de 1950, cuando el país anteriormente cerrado reabrió al turismo.

“Durante el transcurso del proyecto, y a través de mis interacciones con la embajada de Nepal, pude llegar a apreciar lo valiosa que era esta estatua para ellos y lo importante que era que regresara a su país”, explica Jackson.

La embajada de Nepal se puso en contacto con el Departamento de Estado de los EE. UU. para encontrar un socio logístico de confianza que devolviera la estela de Washington, D.C. (donde terminó después de la investigación del FBI) a Katmandú, Nepal.

Un miembro del Departamento de Estado se puso en contacto con Relaciones Públicas de UPS, que a su vez contactó con la dirección del Servicio de Transporte Global. Y después con Jackson.

“Me aseguré de que nos ocupáramos de todos los detalles en origen (embalaje, recogida y documentación) durante el transporte (transporte terrestre y aéreo) y en destino (entrega y aduanas)”, explica Jackson.

Fue tanto como parece. Hubo que coordinar muchas cosas. Jackson no le dio importancia, como la mayoría de los empleados de UPS, y les dio el reconocimiento a los demás.

“En realidad ayudé con el transporte, y nuestro equipo de operaciones hizo todo el trabajo pesado”, recuerda. “Además, debemos dar las gracias a La Fundación de UPS por financiar el transporte”.

Entregando lo que importa

Se calcula que durante los últimos 70 años se han robado miles de estatuas y esculturas sagradas, muchas de los cuales terminan en colecciones privadas en los EE. UU.

Cuanta más información obtenía Jackson, peor le parecía la situación. Estuvo más que complacido de desempeñar un papel instrumental en la devolución de al menos una de estas piezas sagradas.

“Les robaron la estatua, y nosotros ayudamos a remediar esa pérdida que ocurrió hace décadas”, explica. “Esta estatua ha sido venerada durante más de 800 años y es un tesoro nacional irreemplazable del Nepal; contribuir a devolverla a casa es la mejor definición de que UPS entrega lo que importa”.

Historias relacionadas

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software