Cruzando océanos para una mejor vida

El conductor de UPS, Giap Nguyen, encarna la resiliencia y la determinación de los inmigrantes
Giap_Nguyen_UPS_Stories_imagesd.Hero_1440x752px.jpg Giap_Nguyen_UPS_Stories_images_768x760px.jpg Giap_Nguyen_UPS_Stories_imagesm.Hero_1023x960px.jpg

El barco de refugiados se descompuso. Dos veces.

Su primera parada dejó varados a Giap (pronunciado “Yap”) Nguyen, de 12 años, y a otros 20 refugiados vietnamitas, todos ellos desconocidos para él, en una pequeña isla entre Hai Phong, Vietnam, y Hong Kong.

“Nos comimos las provisiones que había a bordo, y luego nos comimos todo lo que había en la isla”, dijo Giap. “Después de eso, pasamos hambre”.

Se debilitó tanto por el hambre que no podía mantenerse en pie.

“Se me nubló la vista”, dijo. “Una vez, abrí los ojos y vi cuervos observándome desde los árboles. Recuerdo que pensé: ‘Me van a comer’”.

Tras una reparación de la hélice, el barco volvió a zarpar... y luego se quedó sin combustible en alta mar. Giap vigilaba con nerviosismo para detectar la presencia de traficantes de esclavos o piratas. Llegó una embarcación de rescate, sobrecargada de refugiados procedentes de otro barco atascado. Giap y los demás pasajeros se amontonaron a bordo.

“Cincuenta de nosotros íbamos apiñados como sardinas”, dijo Giap. “Así fuimos todo el camino hasta Hong Kong”.

La huida de Vietnam en 1980, que duró tres meses, fue angustiosa… pero fue mejor que lo que Giap dejó atrás. 

Creció en una choza de barro en la zona rural de Vietnam. Protegidos débilmente de la lluvia o del sol abrasador por un techo de paja, Giap, su madre y sus dos hermanas luchaban por conseguir una comida al día y otros productos básicos.

“Para Tet (la fiesta del año nuevo vietnamita), recibí un par de zapatos”, dijo Giap. “Se desgastaron en pocas semanas y luego volví a estar descalzo”.

El sueño de un futuro brillante

Hoy, Giap guía sin problemas un vehículo de paquetes de UPS por Clifton, Nueva Jersey. Ha trabajado para UPS en el Estado Jardín casi 35 de sus 53 años, haciendo 150 paradas diarias desde las instalaciones en Lyndhurst.

Giap se puso el uniforme marrón en 1986 después de graduarse de la escuela secundaria en Fair Lawn, Nueva Jersey. Comenzó en el área de prevención de pérdidas como empleado de auditoría.

“Supongo que tengo una cara que da confianza”, dijo.

El trabajo le trajo aventuras. Giap ayudó a descubrir la actividad delictual de un grupo de cargadores en un almacén local. Los ladrones cambiaban las etiquetas de los productos de alto valor (cámaras Minolta, relojes Seiko) para que cayeran en las manos equivocadas. Giap detectó las etiquetas engañosas y detuvo la estafa.

Se puso al volante en su primera ruta de entrega en 2001, y desde entonces ha sido una figura familiar en los suburbios de Nueva Jersey.

“UPS es una muy buena empresa”, declaró. “Un trabajador empeñoso puede hacer mucho por sí mismo y por su familia. Si uno está dispuesto a esforzarte al máximo, le va a ir muy bien”.

Las décadas de dedicación de Giap le han recompensado. Su casa en las afueras de la ciudad es la viva imagen del sueño americano. El televisor de su casa transmite mucho más que los partidos de fútbol que le gustan.

“De pequeño, todo lo que quería era un televisor para sentarme a ver”, dijo. “No teníamos electricidad. Ni siquiera teníamos agua corriente. Mi sueño era un televisor”.

Retribución

Las experiencias de Giap lo hicieron un hombre agradecido y generoso.

A lo largo de los años, ha enviado dinero a Vietnam, lo suficiente para construir una casa bonita (sin techo de paja) para su madre en su provincia natal de Quảng Ninh. Sus regalos permitieron a tres sobrinas ir a la universidad: dos son contadoras y una es abogada. Ellas cuidan de su madre, una de las hermanas de Giap.

La esposa de Giap por casi 30 años, Betty, y sus dos hijos nunca se tendrán que preocupar por zapatos.

Bethany terminó sus estudios universitarios con una especialidad en comunicaciones. Brandon está en su último año de escuela secundaria. Juega al lacrosse y al fútbol, y tiene previsto estudiar enfermería.

“Estamos cómodos”, comenta Giap. “Estamos bendecidos”.

Fuera de Hong Kong

El pasado y el futuro de Giap (Asia y América) se encontraron cuando el barco de refugiados atracó en Hong Kong. Su padre le enseñado unas palabras que debía decir a su llegada: Soy huérfano. Sin madre. Sin padre.

Las autoridades del centro de refugiados lo pusieron en un lugar especial para inmigrantes sin padres. Comió tres comidas al día. Cuando se le preguntó dónde quería una familia de acogida, Giap dijo que en Estados Unidos.

Thomas y Cathy Pagano lo acogieron. Esta pareja italiano-americana tiene antepasados que probablemente emigraron a Nueva Jersey a principios del siglo XX.

“Hoy le digo a la gente que soy italiano”, dijo Giap riendo. “Los Pagano se convirtieron en mi padre y mi madre. Me criaron. Me enseñaron mi ética laboral. Fueron dos de las personas más bondadosas que he conocido”.

Los Pagano valoraban la educación: Thomas trabajaba en Minolta y Kathy escribía en el periódico local. Ayudaron a Giap a aprender inglés, a graduarse y a salir al mundo a ganarse la vida.

Entonces, UPS le dio la bienvenida.

“Me siento muy bendecido y afortunado”, dijo Giap. “Estados Unidos es la tierra de las oportunidades. Deberíamos llevarnos bien. Es algo maravilloso estar en un lugar donde todos podemos tener una mejor vida”.

Nota del editor: El cineasta Kyle Le realizó un documental de 30 minutos que cuenta la historia de Giap. Véalo aquí.

Historias relacionadas

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software